Img_0900

La inteligencia de Diego se manifestó desde su infancia, durante la cual fue aprendiz y ayudante de su padre. Le tocó trabajar en la iglesia y convento de Santa Teresa, concluida en 1687, y en la Compañía de Jesús, terminada en 1698.

Al fallecer Joseph de Porres en 1703, su hijo Diego se encontraba trabajando con él en La Recolección, por lo que le correspondió terminarla. A sus 25 años, su prestigio debió ser considerable, pues ese mismo año, el Ayuntamiento lo nombró Arquitecto Mayor de la Ciudad.

… continuar leyendo en el sitio web de Prensa Libre – http://www.prensalibre.com/cultura/Diego-Porres-monumental-legado_0_600540002.html