La versión más conocida de los sucesos que llevaron al homicidio de Narciso es la que nos describe el suicidio accidental. Narciso se ahoga en el río al intentar ver su imagen reflejada en las aguas. Oscar Wilde nos extiende esa versión:

Cuando murió Narciso las flores de los campos quedaron desoladas y solicitaron al río gotas de agua para llorarlo.
-¡Oh! -les respondió el río- aun cuando todas mis gotas de agua se convirtieran en lágrimas, no tendría suficientes para llorar yo mismo a Narciso: yo lo amaba.

-¡Oh! -prosiguieron las flores de los campos- ¿cómo no ibas a amar a Narciso? Era hermoso.

-¿Era hermoso? -preguntó el río.

-¿Y quién mejor que tú para saberlo? -dijeron las flores-. Todos los días se inclinaba sobre tu ribazo, contemplaba en tus aguas su belleza…

-Si yo lo amaba -respondió el río- es porque, cuando se inclinaba sobre mí, veía yo en sus ojos el reflejo de mis aguas. (Fuente: Ciudad Selva)

Lo más obvio es que el blog sirva para alimentar al Narciso adentro, ya que con un sistema de recepción de comentarios, la gratificación es inmediata. En esta entrada vamos a explorar la posibilidad de usar este mismo sistema de publicación como terapia para apaciguar al Narciso que se lleva dentro.

El primer paso es borrar todo rastro de nuestro genero y país de origen. Para ello abriremos una cuenta de correo nueva en algunos de los servicios gratuitos y usaremos la dirección ruinascirculares@ como un tributo a Borges y para distanciarnos geográficamente de Centro América. Al mismo tiempo esta dirección nos ayuda a poner en términos claros nuestra meta: Crear a otro ser o persona distinto al narcisista.

Ya con nuestra cuenta de ruinascirculares@ abriremos una nueva bitácora en alguno de los servicios gratuitos con la dirección de lavidaestaenotraparte. que nos servirá de trampolín para eliminar al yo-reflejado. Sí, la dirección es buena y si el título La vida está en otra parte le sirvió a Milan Kundera para pintar el retrato de Jaromil, otro narcisista (entre otras cosas mucho más profundas), a nosotros nos servirá para borrar el nuestro.

La bitácora debe configurarse de tal manera que no permita recibir comentarios o halagos accidentales o intencionales. Lo importante es la inanición; ningún tipo adulaciones. También es importante llenar el perfil de usuario con información falsa. Tomaremos la ficha biográfica de Akira Kurosawa, pero le cambiaremos el sexo. Por último, es imperativo deshabilitar la opción de mostrar la dirección de correo electrónico. No queremos que los más aventurados y decididos nos envíen sus comentarios por correo.

Es también importante nunca usar ninguna imagen propia, ya sea una fracción o un retrato entero, ni fotografías, ilustraciones, pinturas, avatares, emoticons, etcétera que puedan abrirle la puerta de Comala al yo-muerto.

Las entradas en el blog se escribirán en segunda persona como el libro Mrs. Caldwell habla con su hijo de Camilo José Cela. La idea es evitar escribir en primera persona a toda costa ya que es lo que más le gustaría al alter ego. También se obviará la tercera persona como opción para que el narcisista no tenga la oportunidad de jugar al dios todopoderoso y omnipresente.

Hay que tener muy clara la meta: aniquilar al yo en el espejo y toda oportunidad que tenga de aparecer por allí.

Continuamos nuestra terapia escribiendo como alguien que vive en la colonia Bethania si es que en el presente se vive a un costado de Las Cúpulas en la zona 9. O asumir la voz de una catedrática landivariana si es una estudiante villanovana.

Las entradas deben estar inspiradas en encuentros como el de Allan Mills y Ana María Rodas. Plantearse de qué hablarían Mauricio Romero y Rafael Romero si se encontraran para la quema del diablo en el Cerrito del Carmen. O Erick González y Paolo César Alvarado en un puesto de chucherias en el Parque Centenario en la zona 1. Otra opción más lejana es poner a Woody Allen en el sofa de Freud.

La terapia implica convertirse en Peter Sellers en la película Doctor Raroamor de Kubrick. Ser un vehículo totalmente vacío listo para llenarse con los personajes inverosímiles de los diálogos escritos en segunda persona.

El universo es el límite una vez el Ruido de fondo se asilencie. ¿Cuánto tiempo consideran que es necesario en esta terapia para que el narcisista se desvanezca? Más importante aún, ¿creen que funcione?

Street Portrait of a Selfie in Antigua Guatemala by Rudy Giron