También yo quiero reportar problemas y un pésimo servicio con Telefónica de Guatemala. Para empezar, me empezaron a cobrar por el servicio desde el 13 de octubre, pero a mí me entregaron la base inalámbrica el 20 de octubre por la noche (yo diría que empece el 21).

Cuando fui a una las oficinas de Telefónica (en la Roosevelt) el retrasado que tienen como gerente me dice que mi contrato fue aprobado el día 13 y por eso se me factura desde ese día. Yo le explico al encargado deficiente que eso no es posible porque no se puede cobrar por servicio que no tengo. El infeliz me sale que te todos modos él no puede ayudar y que me tengo que dirigir a la oficina central de Telefónica; claro me lo explica después de haberme formado, esperado por mi turno, explicado a la primera persona retardada que me atendió y haberle llevado mi caso (más de una hora en total).

Desde que me entregaron la base sólo he tenido problemas con el servicio. La base me reporta que tiene excelente señal, la luz de señal en verde pleno, y que esta conectada, pero mi navegador o correo no recibe señal alguna. Llegaron técnicos a revisar la base y me dicen que por que mi casa está a tan solo medio kilometro de la antena y con una altitud inferior a ella, yo recibo muy buena señal. Sin embargo, ninguna de las dos maquinas conectadas recibe buena comunicación de la base.

Por ocho semanas tengo el servicio en estas terribles condiciones y finalmente logro hacer un tiempo para reclamar por la mala base que me dieron. De nuevo, paso por todo el proceso, explicar, obtener número del infierno (me recordó a Beetle Juice), esperar, explicar, esperar de nuevo, volver a explicar, y finalmente me dice el de soporte técnico, después de DOS larguísimos minutos que tuvo la base en sus manos, que la base esta bien y que posiblemente mi PC tiene un virus y por eso hay tan mala comunicación entre la base y la computadora. Claro, le explico que mi computadora es una Mac y no hay virus para las Macs (aún), y que los tiempos que arroja el Ping son de alrededor de 15,000 millisegundos. Creo que le hable en chino al de soporte, por que se quedo con la quijada por los suelos como 5 minutos; finalmente, sin saber que decir, me informa que entonces la base se quedará con él para monitoreo. A mí no me da mucha confianza, pero la alternativa me parece peor.

Le dejo la base y él me jura por la Virgen del Carmen que el día viernes 13 de enero puedo pasar por la base. El sábado 14, me dispongo a ir por la base inalámbrica, pero a sugerencia de mi esposa, llamó primero. No es aconsejable ir a perder medio día y gasolina por nada; especialmente cuando se vive a los alrededores de La Antigua y darse una vuelta por la Capital es todo un Vía crusis. Llamó y me informan que no tienen la base con ellos y de que mejor pase por ella el lunes. Le informo al señor del otro lado de la línea que si ya se percato que yo vivo a más de 50 kilómetros de su oficina, 100 km ida y vuelta. ¡Ha sí, suspira! entonces se la enviamos por cargo exprés. De todos modos le pregunto cuál era el imperfecto con la base, y muy amablemente me hace saber que él no tiene la base a la mano y por lo tanto no me puede informar. Toma todos mis datos de nuevo para regresarme la llamada y así hacerme saber que la base ya ha sido enviada.

Tic, tic, tic. Pasa el sábado. Pasa el domingo. Pasa el lunes 16.

El martes 17 decido llamar de nuevo. Después de 7 intentos logro enlazar la llamada con soporte técnico (parece que están hasta el copete de llamadas) y la persona que me atendió no está disponible, pero, me aseguran que me regresará la llamada. Yo ya no estoy tan seguro, pero veo que es inútil discutir. Efectivamente, sí me regresaron la llamada. El técnico me pasa el reporte: La base si estaba dañada y estaba dañada a tal punto que pueden ejercer una reposición por medio de la garantía.

¡Que bueno, suspiro! sabía que algo no andaba bien con la base. Lo malo, me informa el técnico, es que no hay bases disponibles y que no tienen ni siquiera una fecha marcada en el calendario para recibir nuevas bases. Eso sí, me asegura el técnico, no le vamos a cobrar por estos días que no ha tenido la base. ¡Qué bien! le adelanto al técnico; el resto de la frase me la digo a mí mismo ya que no quiero ser grosero por teléfono.

¿Si todo esto no es suficiente para anular el contrato, entonces no sé que lo es? Y ustedes, ¿qué consejos me pueden dar?

Notas relacionadas:
1. Internet de Telefónica
2. Telgua duplica la velocidad de sus enlaces
3. Gu@te.net en elPeriódico